Preparados, listos, ¡a volar!

Adrenalina, esa maravillosa hormona que segrega nuestro organismo proporcionándonos una energía extra que nos sumerge en un estado de bienestar y felicidad. Por todos es bien sabido que esta “droga natural” se libera cuando practicamos deportes de riesgo. Pero, ¿y qué pasa si no me atrevo a practicar un deporte de riesgo? No pasa nada, para eso estamos nosotros. Hemos creado para ti un  maravilloso juguete para que vivas la misma emoción que si saltaras en caída libre desde un avión a 4.000 metros de altura, pero si vértigo ni miedo.

Así funciona nuestro túnel de viento

Los túneles de viento verticales nacieron del mundo de la aviación para probar giros de aeronaves, hélices de helicópteros y paracaídas. En 1978 se diseñó el primer túnel de viento para uso humano. Estaba claro que si dentro de este inmenso tubo de cristal podían volar piezas pesadas ¿cómo no iban a poder volar personas?

Así que desde los años 80 el sueño de volar del ser humano es realidad. Desde entonces se ha innovado mucho y se han conseguido avances tecnológicos muy importantes hasta llegar a lo que nosotros te ofrecemos hoy. Una cámara de vuelo de 17 metros de altura y 4,3 metros de ancho con unos ventiladores capaces de mover hasta 1,5 toneladas de aire por segundo y alcanzar una velocidad de 280 km/h.

El aire se mueve de manera circular, de manera que se recoge desde el exterior, pasa por cuatro turbinas que lo aceleran (imagina las turbinas de los aviones. Así de grandes son las nuestras) y sale por un anillo en medio del cual se sitúa la cámara de vuelo por la que sube el aire. Así, cualquier persona situada en esta cámara se sustenta en el flujo de aire con velocidad ascendente y flota simulando las condiciones propias de la caída libre.

La experiencia de volar

Preferimos no desvelarte todos los detalles para que sea eso, toda una experiencia. No obstante, para abrirte un poco el apetito, te contaremos que el paquete mínimo es de dos vuelos de un minuto. Los más lanzados pueden atreverse con el paquete de dos vuelos de dos minutos o incluso de tres vuelos de dos minutos.

La duración de los vuelos tiene una razón de ser. En una primera experiencia las entradas en la cámara de vuelo deben ser cortas para que no salgas cansado. Sí, sí, aunque no te das cuenta te aseguramos que estás practicando deporte. De hecho, tiene un nombre, paracaidismo de interior. En el interior de un túnel de viento se trabajan todos los músculos, debido a que el cuerpo está en contacto directo y hace resistencia contra el viento. Y no olvidemos la adrenalina, que aunque es maravillosa, también te deja baldado. Para que te hagas una idea, cuando te tiras de un avión desde 4.000 metros de altura tardas en torno a 40 segundos en caer. Parece poco tiempo pero se vive muy intenso. En el túnel de viento pasa igual. Sentirás pura emoción y felicidad y perderás la noción del tiempo. Y, además, mínimo volarás más del doble de tiempo que si te tirases de un avión. Mola, ¿no?

Además de los vuelos, tu pack incluye todo el equipamiento (casco, mono de vuelo, gafas protectoras y tapones para los oídos) y una clase preparatoria con tu instructor para aprender los gestos (dentro del túnel es la forma en que la que se comunicará contigo ya que no podréis escucharos) y entrega de diploma al terminar la experiencia. Estarás en torno a una hora u hora y media en nuestras instalaciones. Te aseguramos que disfrutarás tanto que el tiempo se te pasará volando 😉.

Quién puede volar

¡Todo el mundo! Lo bueno de esta actividad es que es para todos los públicos. Se puede practicar desde los 4 añitos y no hay límite de edad. Sí, créetelo, hemos tenido personas de más de 80 años volando aquí. Y también personas con discapacidad tanto física como intelectual. Como lo oyes, nuestras instalaciones están adaptadas para recibir a personas con movilidad reducida porque VOLAR NO TIENE LÍMITES.  Si no te lo crees, échale un ojo a estas fotos.

Y además no necesitas ser un atleta de élite. Lo único que te pedimos es que vengas con muchas ganas de pasarlo bien y disfrutar.

Desde nuestra apertura hace 8 meses ya son más de 10.000 las personas que han venido a cumplir su sueño de volar. Algunos ya nos han bautizado como el túnel de la felicidad. ¡Qué nombre más fantástico! Te dejamos algunos vídeos chulos de algunas personas que ya forman parte de nuestra gran familia de voladores. ¿A qué esperas para ser feliz? ¡Ven a volar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *