Paracaidismo indoor vs paracaidismo

¿Conoces las diferencias?

Paracaidismo de interior, un deporte todavía muy desconocido, pero que ha despuntado en los últimos años. Hace tan sólo dos décadas apenas existían 3 túneles de viento en el mundo y a día de hoy ya son cerca de 200 túneles, más otros 100 que ya están en proceso de construcción o anunciados. Los túneles de viento verticales permiten simular el paracaidismo sin necesidad de saltar de un avión. Los paracaidistas entienden muy bien este concepto, debido a que hay una estrecha relación con su deporte. Sin embargo, los paracaidistas sólo representan un 1% de la población mundial, por lo que nos queda un 99% de personas que todavía no han experimentado la increíble sensación de volar con su cuerpo en el túnel de viento. Bueno, podemos reducir un poquito este porcentaje, si tenemos en cuenta los 30.000 voladores que ya han probado WINDOBONA. ¡Pero aún nos queda mucho trabajo por delante! 😊.

¿Cómo se compara el paracaidismo bajo techo con saltar de un avión? En pocas palabras, el paracaidismo de interior simula el momento de caída libre de un salto en paracaídas. ¿Quieres saber más?

A continuación, te facilitamos más detalles sobre las diferencias y similitudes entre el paracaidismo tradicional y el paracaidismo bajo techo.

Similitudes

“¿Sientes lo mismo volando en un túnel que saltando de un avión?” Esta pregunta se hace a menudo cuando los debutantes preguntan por primera vez sobre el paracaidismo en interior. La respuesta es sí y no. Como te decíamos más arriba, el paracaidismo de interior puede compararse al momento de caída libre de un salto en paracaídas y el control del cuerpo es el mismo. Sin embargo, ¡la emoción de saltar desde un avión no se puede experimentar sin hacerlo realmente! Para que te hagas una idea, la caída libre en un salto normal en paracaídas dura entre 45 y 60 segundos. Los simuladores de paracaidismo han desarrollado una forma de crear esa misma sensación (adrenalina incluida) e incorporarla en un entorno interior, sin limitaciones de tiempo. Al igual que el paracaidismo, los túneles de viento producen altas velocidades del viento que permiten a los participantes volar con seguridad en una columna de aire.

A nosotros nos gusta llamar a nuestro juguete “la fábrica de las risas”, porque la adrenalina te hace entrar automáticamente en un estado de felicidad y bienestar. Es automático. Entras a volar y se te dibuja una sonrisa en la cara. Es indescriptible. Tienes que probarlo.

Las diferencias

Altitud: los paracaidistas convencionales generalmente salen de un avión desde 10.000 a 13.000 pies de altura. Obviamente, en el túnel de viento eliminamos esta parte. Para hacer paracaidismo de interior, el volador sólo tiene que entrar a la cámara de vuelo desde una puerta lateral y dejar que su cuerpo flote sobre el viento. Por lo tanto, es una actividad 100% apta para personas con vértigo.

Campana: otra diferencia entre los dos deportes es que en los túneles de viento no necesitas una campana de vuelo. El paracaidismo al aire libre incluye planeo hasta el suelo una vez se abre el paracaídas. A medida que adquieres experiencia en el mundo del paracaidismo, aprendes los diferentes controles y maniobras de la campana. El paracaidismo de interior se centra en el aspecto del vuelo corporal y ofrece un equipamiento mucho más sencillo y económico: mono, casco, gafas protectoras y tapones para los oídos.

Edad: el paracaidismo indoor es una actividad 100% segura y, por eso, es para todos los públicos y todas las edades. En WINDOBONA vuelan niños desde los 4 años de edad y tenemos packs para todo tipo de públicos y momentos: amigos, familia, parejas, aniversarios, cumpleaños, despedidas de soltero… En cambio, el paracaidismo tradicional, si bien cuenta con fuertes medidas de seguridad para extremar las precauciones, es considerado un deporte de riesgo y, por ello, tiene limitaciones de edad. En España se puede saltar en paracaídas a partir de los 16 años. En otros países en necesario alcanzar al menos la mayoría de edad. Es el caso de EE.UU., por ejemplo.

Clima: el paracaidismo depende del clima. Las zonas de salto tienen regulaciones climáticas basadas en vientos, nubes y temperatura que pueden posponer / cancelar los saltos en paracaídas durante el día o períodos prolongados de tiempo. En cambio, los túneles de viento no dependen de la climatología. Al ser una actividad de interior, el mal tiempo nunca es un problema. De hecho, si hace un tiempo de perros o, por el contrario, un calor espantoso, ya sabes qué alternativa tienes 😉.

Pregunta: ¿Siempre estamos acompañados?

Muchas instalaciones de paracaidismo al aire libre requieren que su primer salto sea en tándem con un instructor experimentado. Esto implica que el instructor enganche su arnés al arnés del debutante. Durante la caída libre, el debutante viaja en la parte delantera del instructor e, inevitablemente, el instructor está haciendo la mayor parte del trabajo en términos de vuelo. El paracaidismo de interior elimina la necesidad de vuelos en tándem. Incluso los debutantes pueden experimentar lo que es volar con su propio cuerpo. Por supuesto, siempre estarás acompañado de un instructor que, no sólo velará por tu seguridad, sino que te ayudará a sacar el máximo provecho a la experiencia. Pero este instructor estará junto a ti, no pegado a ti, para asistirte en caso de que te desestabilices o para animarte a girar, subir, bajar, etc.

Influencia del paracaidismo de interior en el paracaidismo

El paracaidismo de interior ha revolucionado el paracaidismo al aire libre. Como te indicamos anteriormente, la caída libre tradicional generalmente dura entre 45 y 60 segundos (este número puede aumentar o disminuir dependiendo de la altitud a la que se salte y la orientación del cuerpo del paracaidista). Los túneles de viento han permitido a los paracaidistas concentrarse en sus habilidades de vuelo en un área más pequeña durante períodos más largos de tiempo. Lo que antes suponía decenas de miles de saltos y años de experiencia, se puede aprender en una fracción de este tiempo. Los paracaidistas ya no están limitados a intervalos de 60 segundos (lo que dura la caída libre). ¡Pueden volar durante 10 minutos, 30 minutos o incluso horas en un día! Cada minuto volado en un túnel de viento es equivalente a 1 salto en caída libre. Así que, ¡haz tú mismo los cálculos! Una hora de túnel de viento equivale a 60 saltos en caída libre.

Los túneles de viento han sido y siguen siendo cruciales para la progresión y el futuro de este deporte. Los equipos ahora pueden entrenar para competiciones y récords por mucho menos tiempo y dinero de lo que les supondría entrenar en el cielo. No obstante, si bien los túneles de viento aumentan significativamente el talento del vuelo corporal del paracaidista, no le entrenan para ser más consciente en el cielo. Tampoco le enseñan ciertas necesidades fundamentales que se requieren para ser un paracaidista seguro, como las habilidades de la campana. Las escuelas de paracaidismo al aire libre todavía son muy necesarias para capacitar a los paracaidistas en ciertos aspectos propios de su entorno.

Paracaidismo de interior como deporte

Como ya te hemos explicado en posts anteriores, el paracaidismo de interior ya es un deporte en sí mismo. De hecho, puedes convertirte en un gran volador de túnel de viento o, como lo llamamos nosotros, en un Sportflyer, sin necesidad de haber pisado un avión. Ya hay una competición mundial capitaneada por la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) que reconoció oficialmente este deporte en el año 2014, y varias competiciones internacionales de reconocido prestigio.

La aparición del paracaidismo de interior está cambiando el mundo del vuelo corporal. De hecho, algunas disciplinas de vuelo han nacido directamente en el túnel y se practican exclusivamente en este medio y no en el cielo – sigue nuestros posts de la serie Aprendiendo a volar para profundizar más en las disciplinas de vuelo dentro del túnel-. Si bien existen numerosas diferencias entre los dos deportes, ambos comparten algo único, la libertad de volar. Quizás saltar de un avión no es para ti, y estás buscando una alternativa. O tal vez eres un paracaidista que busca mejorar su progresión en este apasionante deporte. Tal vez adoras ambos mundos por diferentes razones. Sea como sea, el paracaidismo de interior ha abierto un mundo completamente nuevo para ti. ¿Volamos?

Fuente de referencia- Indoor Skydiving Source

¡Aprendiendo a volar! (IV)

Nivel 3- Transiciones

Volador, por fin llega nuestro cuarto post de la serie ¡Aprendiendo a volar! En post anteriores te hablábamos sobre las distintas disciplinas de vuelo que se pueden practicar en un túnel de viento y profundizamos en los dos primeros niveles de vuelo, belly flying o vuelo panza abajo y back flying o vuelo de espaldas. Es el momento de pasar al tercer nivel, transiciones. En este punto aprenderás a jugar en nuestro simulador de paracaidismo con las dos modalidades de vuelo aprendidas anteriormente, es decir, a pasar de belly a back y viceversa. No pierdas detalle de este post para aprender cómo.

  1. Barrel roll

Barrel roll (“toneles” en español) incluyen tres posiciones: belly to back, back to belly y belly to belly. Es decir, aprenderás a hacer transiciones de vuelo panza abajo a espaldas y viceversa.

Debes tener en cuenta los siguientes consejos a la hora de practicar los toneles en un túnel de viento. En primer lugar, es importante que mantengas la vista al frente. Es decir, cuando pases por la espalda no debes mirar hacia el techo sino seguir mirando de frente, como en belly. Esto quiere decir que tu barbilla tiene que estar completamente levantada.

Por otro lado, cuando empiezas a hacer transiciones es importante que tengas en cuenta la colocación de las manos y de la espalda a la hora de hacer giros, sobre todo si vas de belly to back (de panza abajo a espaldas). Por ejemplo, si giras hacia el lado izquierdo, tu mano derecha debe acabar exactamente donde está tu mano izquierda, estirando la espalda para que se abra (evita curvar la espalda como si tuvieses chepa 😉) y te sustente en el viento. Esto permitirá que no te caigas hacia abajo.

De back to belly (de espaldas a panza abajo) es más fácil hacer la transición ayudándote con las piernas. Puedes hacerlo con un cruce de piernas y dejando que el resto del cuerpo acompañe el movimiento.

La clave para hacer transición belly to belly es tener los brazos estirados para compensar el estiramiento de las piernas al hacer el tonel. También debes mantener la mirada fija con el instructor que, las primeras veces estará colocado delante de ti, por seguridad. Hacerlo rápido también ayuda, puesto que proporciona mayor inercia, pero hacerlo lento es más fiable y controlado.

Estos movimientos son útiles en el cielo para asegurarte antes de abrir el paracaídas que no hay nadie encima de ti y en el túnel de viento porque es un movimiento de la modalidad de vuelo dinámico y se incluye en varias rutinas/coreografías.

2. Belly to stand to belly

Desde belly nos ponemos de pie y volvemos a pasar a belly. La clave vuelve a ser tener la barbilla levantada.

De belly to stand o, lo que es lo mismo, para pasar de volar panza abajo a ponerte de pie, hay que moverse de manera progresiva. Primero apoya una pierna en la malla, y después la otra. Si quieres hacerlo con las dos a la vez será muy cerca de la malla, colocándote primero en una posición de sit fly, es decir, sentado, y luego estirando las piernas para acabar de pie. Lo importante es mantener una posición completamente recta cuando estés de pie. Si te inclinas hacia delante te irás hacia atrás.

Ten en cuenta los siguientes trucos a la hora de realizar esta transición: dobla la cadera 90º, ya que esta posición supone un freno y te permitirá realizar esta maniobra controladamente; coloca el tronco en horizontal; y, para finalizar, estira las piernas y cadera para quedar completamente de pie.

De stand to belly, es decir, para pasar de estar de pie a panza abajo, coloca los brazos delante de ti para empezar a apoyarte y levanta la barbilla, es decir, mira al horizonte, no hacia abajo. Después, levanta una pierna en el aire y, a continuación, la otra. Una vez controles este movimiento, podrás levantar las dos piernas al mismo tiempo.

3. Stand to back to stand

Para pasar de stand to back (de pie a espaldas) entra andando hasta el centro del túnel de viento. En este punto lo que tienes que pensar es que vas a sentarte en una silla que está hacia atrás. Es decir, no hagas una sentadilla en la cual la rodilla quede por delante del pie, sino una sentadilla en la cual la rodilla quede justo encima de los pies. Para ello apóyate en la espalda. Ayúdate con los brazos que se situarán paralelos al suelo, y los antebrazos en posición vertical, es decir, perpendiculares, apoyando la cara externa de las manos y la espalda en el aire detrás tuyo para “no caerte”. Acto seguido baja los glúteos hasta la malla y relaja los brazos. Una vez tumbado, suelta las piernas y deja las pantorrillas paralelas a la malla.

De back to stand, es decir, para ponerte de pie estando de espaldas, baja los talones a la malla y, siempre teniendo la cadera doblada, es decir, 90º entre el muslo y el tronco, coge viento con la espalda y ayúdate con los brazos hacia atrás para ir incorporándote progresivamente hasta que te quedes sentado (recuerda que la cadera sigue a 90º) y, luego, al estirarte, acaba de pie.

En ningún caso pongas la cadera recta o te arquees para pasar de estar de espaldas a ponerte de pie. Es importante que mantengas la doblez, es decir, que haya 90º entre muslo y torso.

4. Belly to back to belly

Son las mismas transiciones que se han hecho antes pasando por los pies pero uniendo desde belly to back sin ponernos de pie. Al principio se pueden hacer también con los pies en la malla y, más adelante, cuando entiendas como apoyarte en el viento para iniciar el movimiento y frenarlo, puedes empezar a hacer la transición volando. Es importante que tengas en cuenta que todo se trabaja con el torso y que debes mantener la cadera flexionada como posición de seguridad. En este punto lo que debes aprender es a meter las rodillas desde belly y que los pies toquen un poco la malla para darte estabilidad. Al mismo tiempo, con el pecho, los brazos y la cabeza cogerás aire para tomar impulso e ir hacia atrás, es decir, “harás grande la espalda” para no caer de golpe en la malla, como la frenada hasta la malla que hacías al entrar andando y pasar a posición de espalda, es decir, de stand to back.

Y desde ahí lo mismo para pasar de back to belly. Teniendo los pies en la malla, hincha la espalda, como has hecho para pasar de back to stand, sólo que en lugar de estirar la cadera y quedarte de pie, tienes que mantener la cadera en un ángulo de 90º y pasar hacia adelante, levantando la barbilla. Acto seguido, frena la caída con los brazos y quita la doblez de la cadera para ponerte en belly.

El siguiente paso es realizar este movimiento volando. Empieza de belly to back. Para ello tienes que subir, es decir, coger altura en el túnel de viento. La inercia te ayudará a realizar esta transición. Al mismo tiempo, coge impulso con los brazos y el pecho para ayudarte a ir hacia atrás. Es importante que abras bien la espalda para frenar y evitar caer sobre la malla con golpe.

Y de back to belly lo mismo. Sube, coge altura en el túnel de viento y haz grande la espalda inflando el pecho. Tus piernas pegarán un pequeño impulso hacia atrás y pasarás a belly. Ayuda a realizar esta maniobra correctamente tener las piernas abiertas 90º entre ellas, para que el cuerpo pase por la línea imaginaria que las separa. Todo esto, como siempre, con la cadera doblada 90º. En resumen, coge un poco de impulso atrás para ayudarte a ir hacia delante. Es importante que después frenes con los brazos y el pecho para no chocar con la malla.

¡Aprendiendo a volar! (III)

Nivel 2- Back Flying

Volador, ya está aquí nuestro tercer post de la serie ¡Aprendiendo a volar! En el anterior post te hablamos del belly flying o vuelo panza abajo, siendo ésta la modalidad más habitual sobre todo entre los debutantes que se adentran a volar en un túnel de viento.

En esta ocasión, vamos a analizar el back flying, una forma de vuelo en la cual el volador se coloca boca arriba sobre un colchón de aire manteniendo una posición horizontal. A continuación, te explicamos cómo debes colocar tu cuerpo para realizar correctamente un back fly.

1 – Posición neutral

La posición del cuerpo durante un back fly es boca arriba, mirando hacia el techo o cielo, si estuviéramos en abierto,  tratando de mantener la espalda lo más recta posible para aumentar el rango de superficie en contacto con el “colchón de aire”, incluso abriendo un poco el pecho para proporcionarnos más superficie en la espalda. Los codos deben estar a la altura de los hombros, flexionados a 90 grados con las manos hacia arriba, en paralelo con la cabeza.

Las piernas deben flexionarse y adquirir una postura similar a la que tomamos cuando nos sentamos, con la cadera y las rodillas a 90 grados, tratando de juntar ligeramente las rodillas y con los pies, en posición de flex, en paralelo con las caderas, formando una especie de punta de flecha que apuntaría hacia nuestra cabeza.

Para adquirir la posición neutral en back fly es imprescindible encontrar nuestro punto de equilibrio, para ello hay que tener en cuenta la cantidad de masa muscular del tronco, ya que en función de su localización (vientre o pectoral) el punto de equilibrio varía y se requieren ciertos ajustes posturales que nuestro instructor de vuelo podrá indicarnos.

 

2 – Entrada al túnel de viento

En principio, la entrada al túnel de viento se realiza en belly, es decir, de manera frontal, dejándose caer levemente sobre el colchón de aire que genera ante nosotros el túnel de viento. Según avanzamos en nuestra formación, el segundo paso es entrar caminando en el túnel de viento y posteriormente adquirir la postura de back fly, colocando la cadera y las rodillas a 90 grados y posteriormente inclinándonos hacia atrás, con la espalda cóncava y sin perder en ningún momento la curvatura del tren inferior.

Este procedimiento se puede llevar a cabo, en último término, desde la misma puerta, adoptando la posición neutral de tren inferior desde fuera del túnel de viento, colocándonos de espaldas e introduciendo poco a poco la espalda en el colchón de viento.

Para realizar un desplazamiento hacia la dirección de la cabeza en posición back fly, partimos desde posición neutra y bajamos ambos brazos a la altura de la cadera, siempre manteniendo los 90 grados de apertura de los codos y manteniendo estos en paralelo con los hombros, es decir, realizamos un arco de 180 grados desde la cabeza hasta la cadera.

El movimiento hacia los pies es de los más complejos del vuelo en túnel de viento, ya que deberemos recoger las piernas colocando en paralelo las rodillas y los pies, dando el máximo de superficie posible al tren superior, estirando completamente los brazos y elevando ligeramente el pecho. Al elevar el pecho perderemos sutilmente la horizontalidad con respecto a la malla, generando un empuje focalizado en la parte más elevada de nuestra espalda que permitirá el desplazamiento.

4- Giros 360º

Partiendo desde la posición neutra, giramos el brazo de la dirección contraria hacia la que queramos rotar, realizando un arco de 180 grados con la mano desde la cabeza a la altura de la cadera y manteniendo el otro brazo en la posición neutra.

Ejemplo: Si queremos rotar hacia la izquierda deberemos bajar el brazo derecho, manteniendo la curvatura a 90 grados y colocando la mano en paralelo a la cadera.

 

5 – Derrapes

El concepto de derrape en back fly es muy similar al del belly flying, ya que para desplazarnos deberemos estirar el brazo y la pierna del lado hacia el que nos queramos desplazar, colocando el brazo del lado del que nos alejemos en forma de punta de lanza. Con esta postura conseguiremos un desplazamiento lateral.

6 – Salida del túnel

Lo más recomendable en un primer momento es pasar la postura a belly , salir volando agarrándose a los marcos laterales de la puerta de salida y posteriormente colocando los pies en el suelo. Otra opción es, desde la postura neutra bajar los gemelos apoyando los pies y posteriormente, ir abriendo poco a poco el pecho para aumentar la superficie de tren superior en contacto con el colchón de aire del túnel de viento, lo cual nos irá colocando en perpendicular a la malla y por tanto de pie, permitiéndonos salir andando. Durante el proceso de subida del tren superior no se debe perder la posición de las piernas, ya que perderíamos completamente la estabilidad.

 

¡Buen vuelo! 🙂

¡Aprendiendo a volar! (II)

Nivel 1- Belly Flying

Volador, ya está aquí nuestro segundo post de la serie ¡Aprendiendo a volar! En el primero te hablamos sobre las distintas disciplinas de vuelo que se pueden practicar en un túnel de viento. Ahora vamos a ponernos manos a la obra para profundizar poco a poco en cada una de ellas. Como en cualquier deporte, en el paracaidismo de interior o, como es conocido internacionalmente, el indoorskydiving debes pasar por diferentes fases o niveles para ir cogiendo experiencia y soltura en el túnel. El primer nivel al que te enfrentarás para aprender a volar en es el belly flying o vuelo panza abajo. A continuación te explicamos qué movimientos aprenderás en este nivel.

  1. Posición neutral

Es la posición básica para mantenerse estable. Lo más importante para conseguirla es que las dos mitades del cuerpo estén simétricas para que haya equilibrio. Para ello buscaremos “el arqueo” colocando la cadera adelantada con respecto del resto del cuerpo (hacia abajo al estar en horizontal). El cuerpo adquiere una posición de “banana”, porque así el centro de gravedad se ubica en nuestras caderas y deflactamos el aire igual de cintura para arriba, de cintura para abajo y hacia los lados derecho e izquierdo. Además, siempre hay que mirar al frente, elevando la barbilla ligeramente, y mantener las piernas casi estiradas (ligeramente flexionadas) con firmeza, pero sin tensión. Los codos deben estar un poco adelantados con respecto a los hombros, de manera que deberíamos poder vernos las manos en los laterales simplemente moviendo los ojos, sin tener que girar la cabeza.

  1. Entrada al túnel

Hay que dejarse caer ligeramente dentro del túnel y avanzar un poco hacia delante. Hay que intentar no saltar o el viento nos devolverá la fuerza del salto.

  1. Hacia delante y hacia atrás

Para modificar nuestra posición desde donde estamos a un punto más adelantado lo que hay que hacer es poner “más ala” en la parte trasera de nuestro cuerpo, es decir, tenemos que estirar las piernas. Si este movimiento no es suficiente (depende de la forma física de cada persona, no siempre todo funciona igual), podemos recoger ligeramente los brazos, pero nunca escondiéndolos debajo del cuerpo, puesto que perderíamos la superficie. Es decir, llevamos los codos ligeramente hacia atrás, de manera que ya no nos veremos las manos en los laterales moviendo los ojos, como hacíamos en la posición neutral, en la que los codos estaban adelantados con respecto a los hombros.

Para ir hacia atrás hay que hacer la posición contraria. Doblamos las piernas y si eso no es suficiente, estiramos los brazos, es decir, adelantamos los codos mucho más. Igualmente, para que sea más efectivo el movimiento, juntar las rodillas siempre ayuda a la hora de doblar las piernas.

  1. Giros 360º

Podemos hacer giros de brazos o giros de piernas. En este primer nivel de aprendizaje nos centramos en los giros de brazos. Tenemos que imaginarnos que nuestros brazos son las alas de un avión. El movimiento tiene que ser como si en nuestros hombros tuviésemos apoyado un palo de escoba, es decir, no baja un brazo sin subir el otro. Somos un avión. Tenemos que ser firmes en nuestro movimiento. Si estamos volando y bajamos el brazo derecho y elevamos el brazo izquierdo giraremos hacia la derecha. Es interesante hacer los giros completos, es decir, giros de 360º para entender cuál es el movimiento, cuál es la fuerza que hay que poner. Para frenar el giro tenemos que volver a la posición neutral. Lo haremos un poco antes de completar el giro. Así conseguiremos frenar cuando lleguemos a los 360º. El movimiento es el mismo si queremos girar hacia la izquierda, pero subiendo el brazo derecho y bajando el brazo izquierdo.

  1. Subir y bajar

Para subir tenemos “distintas marchas” como en el coche. La primera marcha se hace con la cabeza. Si bajamos la cabeza cogemos más aire y subimos. Nuestra superficie expuesta al viento es mayor y, por lo tanto, nos elevamos. En la segunda metemos el pecho hacia dentro. No hacemos fuerza con los brazos hacia abajo, porque sino perdemos superficie, pero sí tenemos que presionar un poco con la superficie que une el brazo y el pecho. Es decir, tenemos que hacer un poco cóncava la zona superior del tronco sin mirar hacia arriba. En este caso miramos hacia el horizonte o, incluso, ligeramente hacia abajo para hacer una burbuja de aire en esta zona. La tercera marcha se centra en meter la pelvis, es decir, en perder el arqueo para tener más superficie y subir. Y la cuarta consiste en hacer todos los movimientos anteriores a la vez para subir a toda velocidad.

Para bajar tenemos que aplicar los mismos movimientos, pero a la inversa: bajamos la cabeza, arqueamos y abrimos el pecho y relajamos los brazos.

Todos estos movimientos, deben ser realizados con la supervisión de un instructor que nos ayude y corrija, para mantener los niveles de seguridad altos y que en ningún caso podamos llevarnos un susto por realizar una maniobra inadecuada para la experiencia del volador.

  1. Derrapes

Los derrapes son un desplazamiento lateral. Es como si nuestra rodilla y nuestro codo fuesen una punta de flecha. Es decir, si queremos ir hacia la derecha nuestro codo y rodillas derechos doblarán ligeramente, son la punta de flecha que indican el lugar hacia el que queremos ir, y nuestro brazo y pierna izquierdos se estirarán como la cola de la flecha, dejando la estela de nuestro movimiento. Para frenar el movimiento volveremos a la posición neutral. Y lo mismo si queremos ir hacia la izquierda. Doblamos nuestro codo y rodillas izquierdos como si fuesen una punta de flecha y el brazo y pierna derechos los estiramos como si fuesen la estela que vamos a dejar.

  1. Salida del túnel

Para salir del túnel lo más importante es acercarse a la puerta despacio, sin prisa. Una vez cerca de la puerta, debemos coger el marco de la puerta con las dos manos y bajar primero una pierna y después la otra. Y así salimos andando. Nunca debemos estirar los brazos en nuestro intento de acercarnos a la puerta (pensando que vamos a cogerla antes) porque eso solo dificultará, como hemos visto en el punto 3, nuestro avance hacia delante.

Para todos estos movimientos siempre es recomendable que tengas un instructor a tu lado para que te indique cómo hacerlos con tu cuerpo porque siempre hay cosas que uno sólo no percibe. El instructor, al verte, te dará los trucos para que a ti te funcione mucho más eficientemente ese movimiento.

¡Buen vuelo! 🙂

Entrevista a David Grauwels, campeón mundial en paracaidismo y túnel de viento

Hoy te traemos una joya en bruto. Hemos tenido el inmenso placer de poder entrevistar a uno de los grandes. El belga David Grauwels es todo un referente en el mundo del paracaidismo y reconocido coach en túnel de viento. Volador, si tú también quieres aprender de los mejores, no te pierdas esta entrevista. No tiene desperdicio 😉.

1. ¿Cuándo y cómo comenzaste en el mundo del paracaidismo?

Creo que ésta es una pregunta muy fácil 😊. Mi hermano y yo crecimos en la zona de salto cuando éramos niños. Para ser honesto, él más que yo, ya que tiene 3 años y medio menos.

Recuerdo que estuve por primera vez en una zona de salto en 1992, con 11 o 12 años, cuando mi padre comenzó a saltar (de nuevo) después de varios años desconectado del mundo del paracaidismo. Toda la familia Grauwels saltaba (abuelo, abuela, padre, tío, tía, sobrinos, primos, novias, amigos…), en Schaffen (Bélgica), a unos 10 minutos del lugar donde vivía por aquel entonces. Somos una gran familia paracaidista feliz 😊.

Hice mi primer salto tándem cuando tenía 14 años y mi primer salto estático con paracaídas militar cuando tenía 15 años. Unas semanas más tarde hice mi curso estático y me metí de lleno en la caída libre 6 saltos más tarde.

No sentí miedo en absoluto, estaba súper motivado, y mi padre (y el resto de mi familia) me animaron a continuar.

2. ¿Cuál es “el secreto” para convertirse en campeón mundial de paracaidismo y túnel de viento?

Aunque suena a cliché, lo cierto es que lo más importante es el trabajo duro y la dedicación. Pero no solo esto es importante. Divertirme, coger experiencia y formar equipo con amigos que tenían el mismo deseo que yo fue clave en mis comienzos.

Mi equipo se fue conformando poco a poco. Lo que tuvimos siempre en común fue nuestro deseo de alcanzar un sueño, y trabajamos consecuentemente con ese sueño, tratando de dar cada paso para llegar a él.

Éramos jóvenes, ansiosos, estábamos dispuestos a vivir para ese sueño y queríamos trabajar duro para conseguirlo… Escuchamos a personas con experiencia, tratamos de copiar a los mejores voladores del mundo analizándolos a cámara lenta. Horas y horas viendo vídeos y entrenando con carritos o caminando en el suelo, sin saltar…

Y a pesar de todo el éxito que parece que tenemos ahora, seguimos teniendo fallos y desilusiones. Lloramos, pero nos levantamos y trabajamos más.

Esta es la base general del equipo: lo intentamos, fallamos, aprendemos, nos reímos, nos atrevemos… Lo que sea necesario para mantenernos en la cima, siempre creyendo en ti mismo, en tus compañeros de equipo, en tu entrenador y en tu técnica.

David Grauwels durante un salto con su equipo HayaBusa

3. Estás especializado en vuelo relativo en formación a cuatro, lo que se conoce como FS 4Way. De hecho, formas parte de HayaBusa, equipo campeón del mundo en esta categoría. ¿Cómo nació el equipo? ¿Quiénes lo formáis y cuál es el papel de cada uno en el equipo?

Bueno, a finales de 2002, el equipo en el que estaba saltando, una mezcla de paracaidistas experimentados (mayores, talentosos, respetados) y yo (el nuevo fichaje, joven, ansioso, sin experiencia en absoluto) estaba llegando a su fin.

Los integrantes del equipo llegaron a la conclusión de que era hora de que expandiera mis alas junto con Sven, mi héroe máximo, y formara un nuevo equipo.

Cogimos a Roy y Andy (mi hermano), que en ese momento era un factor de riesgo ya que solo tenía 17 años y todavía iba a la escuela, lo que significaba que no tenía dinero y tenía tiempo libre limitado debido a las clases y los exámenes.

Pero nos arriesgamos y después de animarles para que se unieran al equipo, nació HayaBusa. Comenzamos los entrenamientos del equipo en Maubeuge en la escuela nacional de Francia, viendo a los jóvenes de los equipos franceses en categoría B. Lo hacían tan bien… Así que intentamos copiar su estilo de vuelo y su técnica, al igual que la capacidad de ascenso de los equipos en Moorsele.

Pero también conseguimos un entrenador estadounidense, Doug Park, y con ese mix entre EE. UU. y Europa creamos nuestro propio estilo. La forma de volar de HayaBusa.

Aunque al principio no era sorprendente de ver, la gente sabía que estábamos en el buen camino. Nos volvimos atractivos para los patrocinadores (a quienes seguimos siendo leales) y fuimos el centro de todas las miradas durante los Campeonatos Mundiales en 2004 y 2006.

Nuestro mayor éxito como equipo no profesional fue ganar el Campeonato Europeo 2005 en Stupino, Rusia, luchando por el oro contra Rusia. Dios mío, estábamos tan felices, el cielo era el límite. Lloramos de emoción y lo celebramos a lo grande.

Después de la temporada 2006, recibimos una invitación para convertirnos en equipo profesional del Ejército belga, pero tuvimos que cambiar a Sven y Bruno, nuestro camarógrafo, amigos de por vida.

Eso fue un shock, ya que ambos nos desearon lo mejor para nuestro futuro. Bruno nunca más volvió a saltar y Sven formó su propio equipo más tarde.

El nuevo HayaBusa se formó con Luc Verstrepen y Danny Jacobs. HayaBusa 2.0 fue in crescendo. Ganamos la Copa del Mundo de 2007 en Stupino y fuimos terceros en el Campeonato Mundial de 2008 en Maubeuge.

HayaBusa 3.0 llegó con la incorporación de So y nuestra cuarta posición en el Campeonato Mundial 2010 en Menzelinsk.

Después entró Dennis y nos convertimos en HayaBusa 4.0. Éste fue en realidad nuestro mayor cambio en nuestro éxito reciente, porque con Dennis en el equipo nunca perdimos ningún campeonato indoor desde noviembre de 2010. ¡23 victorias seguidas!

Y HayaBusa 5.0 con Jeroen ‘Bob’ Nollet ya no necesita explicación.

El rol específico de cada uno en el equipo es el siguiente:

Andy maneja los medios y las redes sociales. Dennis es nuestro enlace de contacto entre el equipo y nuestros patrocinadores leales, que reciben casi mensualmente una actualización de la progresión y los resultados del equipo.

Bob se ocupa de los acuerdos de nuestro equipo y es el enlace entre la base militar de Schaffen y las finanzas del equipo.

Yo me encargo de la logística (encontrar hoteles, vuelos, alquiler de coches…) cuando participamos en entrenamientos o competiciones. También Intento abrir puertas para nuevos socios atractivos que estén dispuestos a apoyar / ayudar al equipo. Y soy el delegado oficial de Bélgica en las reuniones de la Comisión de Paracaidismo de la Federación Aeronáutica Internacional, tratando de ser el mejor representante primero para mi país y, segundo, para mi equipo.

Luc, nuestro nuevo cámara, es el enlace de la base en Schaffen para nuestro equipamiento y el de la cámara.

Imagen del equipo HayaBusa durante un salto

4. Recientemente HayaBusa ha vuelto a ser campeón en la reconocida competición mundial Bodyflight World Challenge. Y no solo eso. Conseguisteis la marca más alta en la historia del 4Way en una competición. ¿Podrías decirme de qué otros premios os sentís especialmente orgullosos en el equipo?

El Bedford World Challenge fue desde que comenzó en 2005 considerado como el Campeonato Mundial no oficial de vuelo Indoor. Nos llevó 6 años ganar, pero nunca perdimos desde 2011 (8 veces consecutivas).

Es el primer encuentro que ponemos en nuestro calendario y a día de hoy seguimos muy orgullosos de los logros que hemos hecho allí. Todos los equipos que compiten saben lo difícil que es ganar aquí y las ganas que hay que echarle para que suceda.

Pero cuando nuestro sueño realmente se hizo realidad fue al ganar el campeonato mundial en Prostejov en 2014 y en Chicago en 2016. Ésa fue la madre de todas las victorias. Trabajamos tanto para ganar… De hecho, estuvimos a punto de conseguirlo en 2012 en Dubai. La presión sobre el equipo era muy grande y nos costaba soportar todo ese estrés adicional, pero fuimos ganando más y más experiencia, lo que nos ayudó a ser capaces de atacar cualquier situación. Es un sueño para muchos, pero lo alcanzan solo unos pocos.

Hayabusa celebrando su competición número 100 en el Bodyflight World Challenge, donde no sólo recogieron el oro sino que batieron un récord mundial anotando 349 puntos en 10 rondas.

5. Eres un reconocido coach de túnel de viento a nivel internacional. De hecho, en WINDOBONA tuvimos la suerte de tenerte en un camp el año pasado y aprendimos mucho de ti. ¿Entrenas todos los niveles de vuelo? ¿Qué objetivos de aprendizaje consideras fundamentales en tus clases?

No me considero un gran coach. Por encima de mí hay otros grandes como Gary Smith, Solly Williams o Craig Girard, pero estoy entusiasmado y comprometido.

La experiencia con la que me encontré comenzando como un don nadie haciendo un salto estático cuando era joven, aprendiendo mis primeros pasos en el paracaidismo de interior y progresando poco a poco y paso a paso hasta donde estamos ahora, es lo que define quién soy.

Invertimos durante los últimos años mucho tiempo en volar sin contacto o incluso sin booties– se llama así a la forma de bota que tiene el mono de vuelo en la zona de los pies. Es como una extensión de la pierna que cubre por completo los pies de los voladores-, volviendo a los principios básicos del paracaidismo. Vemos errores que suceden y cómo resolverlos, construyendo técnicas de manera efectiva y eficiente, más tarde demostradas por el éxito de muchos de los equipos que entrenamos.

No soy el mejor para resolver los dramas y las peleas que a veces surgen en los equipos. Sólo soy David Grauwels, esforzándome todo lo que puedo, tratando de ser abierto y accesible para todos en nuestro deporte, luchando por seguir elevando el nivel de nuestro amado deporte lo máximo posible y asegurándome de que cada persona pueda alcanzar su sueño con suerte un día.

¡Ahh! Y fue increíble mi visita a WINDOBONA Madrid. ¡Estoy deseando volver! 😊

No te pierdas este vídeo resumen del camp de David en WINDOBONA.

 

 

 

 

 

 

 

¡Bienvenidos WINDOBONA Angels!

Nos hace especial ilusión presentarte hoy a los WINDOBONA Angels, el primer equipo de vuelo en relativo cocinado directamente en nuestro túnel de viento. Han arrancado hace muy poquito pero lo hacen con mucha fuerza. ¿Su objetivo? Acercar a todos los voladores esta disciplina de vuelo tan olvidada en España pero con muchos adeptos en otros países de Europa como Inglaterra, Francia o Alemania.

A diferencia de otras disciplinas, el vuelo en relativo pone especial hincapié en el trabajo en equipo y, además, es muy accesible. Con tan sólo una hora de entrenamiento en el túnel de viento puedes plantearte comenzar a competir en esta disciplina (eso sí, en un nivel de principiante 😊), cuando en otras son necesarias unas 30 horas para poder planteártelo. Hemos hablado de cerca con Paloma Granero, Directora de nuestro túnel y una de las integrantes del equipo.

  1. ¿Cómo nacieron los WINDOBONA Angels?

Originalmente queríamos hacer un equipo de chicas. De hecho, empezamos con un equipo de chicas, varias de ellas muy nobeles. Estuvimos durante seis meses entrenando mucho de manera individual y un poquito de random, que es la primera parte de los movimientos.

Para los que no están familiarizados con esto, se llama random a los movimientos de un punto, es decir, un agarre concreto, una figura. Y, en segundo lugar, están los bloques, que tienen un comienzo, un movimiento y un final. El random cuenta un punto y el bloque cuenta dos. Siempre se empieza por el random.

Por cuestiones personales de cada uno tuvimos que parar.  Dos de las componentes, Maribel y yo, que fuimos las que originalmente queríamos formar un equipo de chicas, incorporamos a Sol, otra chica de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo (PAPEA). Nos faltaba un componente para formar el equipo de 4Way, así que finalmente decidimos que entrase Juan Miguel, o como nosotras le conocemos, Patón, por su apellido, que hasta entonces había sido nuestro entrenador. Y, por eso, pasamos de ser un equipo de chicas a ser un equipo mixto de 4 componentes.

Originalmente nos llamamos WINDOBONA Angels porque la idea era ser “Los ángeles de Patón” 😊. Aunque él se metió dentro del equipo y ya no podíamos ser sus ángeles, todos entrenamos en WINDOBONA y queremos seguir en este túnel. Por eso hemos mantenido el nombre. Bueno, por eso y porque ¡yo soy WINDOBONA! claro, jajaja.

  1. ¿Quiénes formáis parte del equipo? Trayectoria de vuelo de cada uno

Patón lleva más de 20 años en la Brigada Paracaidista (BRIPAC). Desde que es jovencito. Es su pasión. De hecho, yo le conocí en la zona de saltos cuando me hice paracaidista. Él saltaba y hacía tándems.

En los nacionales españoles de vuelo indoor, los Wind Games del 2016, estaba la BRIPAC compitiendo. Maribel les acompañaba porque ella también forma parte de la BRIPAC y además es la mujer de Patón. Hablando con ella me comentó que le encantaría formar un equipo de chicas por lo civil. Tanto ella como Patón siempre han querido formar un equipo de vuelo civil porque los movimientos son diferentes a los que ellos practican en vuelo militar.

A Sol la conocí también en los Wind Games pero del 2017. Ese año la BRIPAC no estaba pero Maribel me pidió que saludase a Sol de su parte y que la animase a unirse al equipo y lo hizo. Sol trabaja en la PAPEA.

Y en cuanto a mí, mi primer contacto con el paracaidismo fue con 26 años. Con esa edad hice un salto tándem para iniciarme en este mundillo y desde entonces no he parado de ¡volar! Compaginaba mi vida laboral con este deporte hasta que llegó un momento que empecé a dedicar todo mi tiempo libre a la caída libre. Cuando empiezas te engancha tanto, que te cambia la vida. Cada fin de semana iba a saltar a Skydivelillo (Toledo) con mi nueva “familia”, viajes con los paracas conociendo zonas de salto por toda España y parte del mundo y, finalmente, decidí dar el salto y dedicarme también profesionalmente al vuelo. Me fui a Inglaterra a trabajar a Bodyflight, el primer túnel de viento de Europa, puesto que en España todavía no existía ninguno. Esta decisión me convirtió en la primera mujer instructora española especializada en el paracaidismo interior.

Y estos somos los 4 ángeles de Charlie, jajaja. Somos 4 integrantes porque hacemos vuelo en formación a 4, lo que supone que cada uno ocupamos una posición en los movimientos: el point, que es el que está delante es Maribel; el tale, que es el que está detrás soy yo y los dos voladores que están en el centro, el outside center y el inside center son respectivamente Patón y Sol. Estas colocaciones determinan cómo nos cogemos unos a otros en las distintas figuras. Cada uno tiene un tipo de agarre diferente dependiendo de su posición.

3. ¿Por qué elegisteis el Bodyflight World Challenge para estrenaros en competición? ¿Qué se siente al quedar segundos en vuestro primer campeonato?

Teníamos muchas ganas de competir y necesitábamos medirnos, saber cómo estábamos respecto a lo que hay fuera. De hecho, hemos entrenado sólo dos meses porque nos juntamos a finales de enero para ver qué hacíamos. Decidimos que la competición más cercana era ésta, puesto que no llegábamos para competir en los Wind Games, los nacionales españoles.

Además, el World Challenge tiene categorías. Nosotros hemos participado en la categoría AA, que es como si fuese la segunda división. Por encima de esta categoría está la AAA, que es la primera división y por debajo la A (tercera división) y la categoría rookie (categoría regional). En función de la categoría en la que te presentes entran más movimientos y se hace más complejo.

Nosotros podríamos haber escogido rookie porque yo personalmente nunca había competido y Maribel tampoco, pero sabíamos que estábamos muy por encima de esa categoría. Nos estuvimos preparando para la A, vimos que también estábamos sobrados en esta categoría y decidimos ir por la AA.

Fue un auténtico reto 😊 y nos emocionó mucho quedar segundos. Nos hemos dado cuenta que somos muy rápidos. Lo único que nos falta es más tiempo de entrenamiento. Dos meses entrenando no es mucho.

WINDOBONA Angels recogiendo la medalla de plata en categoría AA en el Bodyflight World Challenge en Inglaterra.

4. Qué es lo que más os gusta del vuelo relativo? ¿Por qué habéis elegido esta disciplina?

Principalmente, lo que más nos gusta es el trabajo en equipo. El resto de las disciplinas de vuelo son muy individualistas, incluso aunque vayas con equipo. En el Dynamic 2Way, por ejemplo, puedo competir hoy contigo y mañana con otra persona. No hace falta tiempo de trabajo. Hace falta que seamos buenos y que entrenemos un poco para igualarnos. Ahora las normas han cambiado y te exigen un poco más de sincronización, pero antes ni siquiera era necesario ir sincronizados en la coreografía. El que era líder de equipo podía ir dos vueltas por delante de su compañero y no pasaba nada.

Además, el relativo parece una disciplina sencilla, pero en realidad es muy compleja. En lo que te haces un movimiento de dinámico en relativo te haces seis, dependiendo de los puntos que te toquen. La cabeza va muy rápido. Tienes que estar muy, muy concentrado. Y, además, cansa físicamente porque mueves bloques, agarras a tus compañeros, mueves piezas de dos personas. Hace falta estar fuerte.

5. ¿Qué metas tenéis en el futuro? ¿Tenéis pensado volver a competir a corto plazo?

A corto plazo no porque todavía no tenemos mucho presupuesto en el equipo. Nos gustaría competir el año que viene en los Wind Games, porque es el campeonato nacional. Es un reto porque en esta competición hay equipos fuertes. Y probablemente repitamos el World Challenge. También estamos valorando competir en el Bodyflight Revenge en Inglaterra en octubre, pero lo más seguro es que esta competición no salga porque necesitamos prepararnos bien para la AAA, que es la única categoría en la que se compite en los Wind Games. Hay que hacer figuras con cambios de posición, es decir, no siempre todos hacemos las mismas posiciones. Hay un sorteo el día anterior a la competición en el que se marcan las posiciones, de manera que a lo mejor Patón tienen que hacer lo que hace Sol, o yo tengo que hacer lo que hace Maribel, por ejemplo. Por lo tanto, no vale con que cada uno se aprenda su posición. Todos tenemos que aprender las posiciones de todos.

Ahora necesitamos empaparnos de mucha teoría, estudiar mucho antes de volar. Es decir, necesitamos memorizar los movimientos en suelo antes de entrar al túnel. Hasta ahora cada vez que nos juntábamos alternábamos los entrenamientos en los carritos (estructuras con ruedas que sirven para entrenar fuera del túnel en una maqueta a tamaño real) con 40 minutos de vuelo en sesiones de 10 minutos. Para prepararnos para triple A necesitaremos 6 horas de carritos y 10 minutos de entrenamiento en túnel al final del día. Pero sarna con gusto no pica y a nosotros está claro que los retos nos encantan 😊.

No te pierdas a los WINDOBONA Angels en acción en este vídeo

¡Aprendiendo a volar!

Disciplinas de vuelo en un túnel de viento

Queremos acercarte el paracaidismo de interior para que te creas que esto también es para ti. Sí, sí, tú también puedes hacer de volar tu deporte. Por eso, de la mano del equipo de instructores de WINDOBONA, durante los próximos meses dedicaremos una serie de posts a hablarte sobre diferentes disciplinas de vuelo y qué puedes aprender en cada una de ellas.

En este primer post de la serie ¡Aprendiendo a volar! te hablaremos sobre las distintas disciplinas de vuelo que se pueden practicar en un túnel de viento. Las posibilidades son amplísimas, tanto como las ganas de volar. Así que empápate para poder elegir la que más te guste 😊. En post sucesivos iremos profundizando en cada una de ellas.

Vuelo relativo

El Relative Work (trabajo relativo), plano y vertical, permite a los sportflyers realizar diversas formaciones y figuras dentro del túnel. Digamos que es el origen de todas las disciplinas. Es la primera modalidad de vuelo que se practicó (y se sigue practicando) en paracaidismo al aire libre. Varios paracaidistas realizan diversas formaciones o figuras durante la caída libre. Seguro que más de una vez has visto en la televisión cómo un grupo de paracaidistas bate un récord en el cielo con esta disciplina. Aquí te dejamos un vídeo con el impresionante récord que batieron 217 paracaidistas formando un copo de nieve en el cielo de Arizona.

Cuando aparecieron los túneles de viento el entrenamiento de esta disciplina se hizo mucho más sencillo. Para los paracaidistas el túnel de viento es un simulador de caída libre perfecto. Les permite ahorrar tiempo y dinero. Para que te hagas una idea, un paracaidista puede simular hasta 60 saltos de caída libre en un minuto dentro de un túnel de viento. Aquí te dejamos un ejemplo en nuestro túnel de viento de nuestro propio equipo de relativo, los WINDOBONA Angels.

Vuelo dinámico

Dynamic (dinámico), en sus versiones 2Way (dos voladores) y 4Way (4 voladores), es una modalidad en la que los voladores usan todo el espacio del túnel para volar en tres dimensiones y a la máxima velocidad. Resulta muy visual para los espectadores, tal y como puedes ver en este vídeo del equipo Mad Ravens, que quedó segundo en el primer campeonato mundial organizado por la Federación Aeronáutica Internacional, que ya ha reconocido oficialmente este deporte.

A continuación, te dejamos un par de boomerangs de nuestros instructores haciendo diferentes trucos en esta modalidad de vuelo en 2 way y también en vuelo de una sola persona. ¿A qué es impresionante?

Freestyle

En esta modalidad de vuelo se combinan todas las posiciones, formas y direcciones de vuelo. Como su propio nombre indica es un vuelo de estilo libre en el que se realizan piruetas muy similares a las de la gimnasia olímpica. En esta modalidad hay grandes campeones mundiales como la reconocida Inka Titto que hace poco nos sorprendió con una impresionante coreografía nada menos que en el popular TV Show America’s Got Talent.

Aquí te dejamos otros ejemplos de freestyle en nuestro propio túnel. Cuando hablemos más en detalle sobre esta disciplina te contaremos la cantidad de trucos que pueden llegar a aprenderse.

Lo dicho volador. Tú también puedes practicar cualquiera de estas modalidades de vuelo o todas 😊. El paracaidismo de interior no es sólo para unos pocos. El paracaidismo de interior es para todos. Aprender a volar es un auténtico reto y un deporte muy divertido. EN WINDOBONA ponemos a tu disposición cursos y coaches experimentados para que te inicies poco a poco. La comunidad de voladores está aumentando cada día más, así que no lo dudes y ¡conviértete en sportflyer! Ya puedes practicar la caída libre en Madrid de manera 100% segura.

Conoce a Barak, uno de los mejores equipos de paracaidismo de España

Varios años consecutivos ganadores del campeonato de paracaidismo de España, así como del campeonato de paracaidismo de la Comunidad de Madrid y recientemente medalla de plata en el II campeonato de España en túnel de viento. Estos son algunos de los trofeos con los que cuenta Barak, un reconocido equipo de paracaidismo en nuestro país, especializado en el vuelo en formación a 4 componentes. ¡Y qué 4! Conoce de cerca a María, Goyo, Pedro y Xavi.

1. Habéis conseguido grandes logros desde que comenzasteis vuestra andadura. Y evidentemente todo ha sido a base de esfuerzo y constancia. ¿Cómo es el día a día de vuestros entrenamientos?

María: Tenemos una persona del equipo, Xavi, que vive fuera de Madrid, así que a veces nos cuesta coordinarnos. Por eso, a principios de año seleccionamos fines de semana en los que podemos vernos todos para entrenar lo máximo posible. En un día de entrenamiento nos levantamos muy temprano, calentamos, desayunamos algo rápido y estamos todo el día en el túnel de viento. Hacemos intervalos de 45 minutos a 1 hora. Entrenamos dos o tres días seguidos y luego cada uno en casa intenta ver los vídeos de los entrenamientos en el túnel de viento para recordar que hemos hecho y cómo mejorar.

2. Tenéis un amplio elenco de victorias. ¿Cuáles destacaríais? ¿De cuáles os sentís especialmente orgullosos?

Goyo: Nos sentimos especialmente orgullosos de los campeonatos de España saltando en Castellón y también de nuestro último campeonato en el túnel de viento porque hemos subido nuestra media de puntos, es decir, el plan que nos marcamos durante el año para mejorar con respecto a la competición anterior. ¡Y lo hemos conseguido! El último año ha sido el más sólido y el que mejor hemos competido. Es verdad que hemos quedado segundos, pero para nosotros es un logro igual que cuando quedamos primeros porque nuestra progresión es mayor.

Barak 2º clasificado en el II Campeonato de España de vuelo relativo en formación a 4 Indoor.

3. ¿Cómo empezasteis en esto del vuelo Indoor? ¿Cómo nació Barak y cuál es el origen de vuestro nombre?

Pedro: El nombre proviene del árabe y del hebrero antiguo y significa “rayo”, “relámpago” y también “bendito”, “sagrado”. Es como “el rayo de Dios”. Nos gustó mucho y por eso lo escogimos para nuestro equipo. Barak surgió a raíz de otro equipo llamado Enigma, que competía mucho en paracaidismo en Empuriabrava. En aquella época no había túneles de viento. Todo se hacía desde el avión. A medida que Enigma fue perdiendo miembros originales, empezaron a entrar miembros nuevos. Goyo era original de Enigma y como miembros nuevos primero entré yo, después Xavi y, por último, María.

En ese momento nos seguíamos llamando Enigma y fue a raíz de una competición donde decidimos cambiar el nombre, puesto que ya nos habíamos convertido en otra cosa. Ya no éramos el antiguo Enigma.

Como equipo nuevo cambiaron muchas cosas porque, además, coincidió en la época en que empezaron a abrirse túneles de viento. Eso cambió mucho la dinámica de entrenamientos, ya que los túneles son un simulador de paracaidismo fabuloso. También nos metimos en más competiciones. Enigma competía exclusivamente en La Liga de Empuriabrava. Y nosotros decidimos tomárnoslo más en serio. Si queríamos mejorar teníamos que entrenar.

María: Hay muy bien feeling entre todos los miembros del equipo. A nosotros nos encanta estar juntos y eso ayuda mucho a la hora de los entrenamientos. Dentro de poco Barak cumple 5 años.

4. Estáis especializados en el vuelo en relativo. De hecho, sois un equipo referente en España en esta disciplina. ¿Qué destacaríais de ella?

Pedro: El vuelo relativo es muy difícil, es muy técnico y controlarlo bien requiere mucho tiempo. Hacer cosas sencillitas es fácil pero competir es mucho más complicado. Requiere más esfuerzo y dedicación que otras disciplinas, además de que tienes que cerrar un equipo, que tampoco es tarea sencilla.

El freefly, por ejemplo, es una disciplina que puedes hacer sólo o con otras personas y puedes cambiar de compañeros, es mucho más libre. Y de hecho, precisamente esta disciplina de vuelo surge de la necesidad de salir de esa mecánica tan rígida que tiene el vuelo relativo, que era la única disciplina que se practicaba hasta los años 80 junto con el paracaidismo clásico.

En España el vuelo relativo está muy olvidado pero si vas a países como Inglaterra, Francia o Alemania tiene mucho protagonismo. Son países donde se potencia este tipo de vuelo. Y es una pena que no sea así en España porque, aunque es verdad que es difícil y muy técnico, también es un vuelo muy divertido. Cuando practicas con un coach cada vez vas aprendiendo más y te va picando. La gratificación a medida que aprendes es muy grande.

5. Estamos emocionados porque el 25 de marzo WINDOBONA estrena con vosotros la FS School, proyecto para que el vuelo relativo vaya cogiendo forma en España ahora que la comunidad de voladores no para de crecer. ¿Qué podrán aprender los voladores en esta escuela?

Pedro: el funcionamiento de la escuela va a depender del número de participantes y de su nivel. Nos gustaría tener 2 alumnos o 3 con cada uno de nosotros. Estaremos por lo menos 3 de los integrantes o los 4 en todas las sesiones y podemos coger desde nivel 0 hasta un nivel similar al nuestro.

Goyo: el objetivo final debería ser llegar a formar grupos de 3 participantes con cada uno de nosotros. Ahí es donde adquirirían nociones de esta disciplina para que empezasen con la progresión de lo que es saltar a 4. Eso sería lo ideal. Que cuando termine la escuela los alumnos puedan juntarse y volar juntos en el túnel de viento en grupos de 4 para divertirse y seguir aprendiendo por sí solos sin ninguno de nosotros y con total seguridad.

Pedro: para apuntarse a la escuela sólo se requiere un nivel mínimo. Controlar los cuatro ejes en el túnel (arriba/abajo, delante/atrás y giros), es decir, controlar tus movimientos en el túnel, lo que llamamos belly, para poder entrar a volar con otras personas.

6. Y para terminar, ¿qué destacaríais de cada uno de vosotros? ¿Cuál es el rol de cada uno en el equipo? ¿Cómo os complementáis?

Pedro: Yo soy el que quiere ir siempre un poco más rápido, a más velocidad, el que empuja; María es nuestra coach, la que nos mantiene rectos y también la que nos frena un poco, la que dice, “tranquilos, vamos a hacerlo bonito”; Xavi es el “ingeniero”, el que más visión tiene cuando hay una secuencia complicada en un salto, al que se le ocurren transiciones que nos vienen mejor; y Goyo es el que da el equilibro a todo el equipo, el que nos coordina dentro de nuestras personalidades diferentes.

Volador, si te ha gustado esta entrevista y quieres conocer más de cerca el vuelo en relativo y a este equipo de paracaidismo, te dejamos aquí el enlace con toda la información para que puedas apuntarte a su escuela.

Date prisa porque el plazo de inscripción ya está abierto. ¡No te quedes sin plaza!

Mundiales de vuelo indoor en Montreal

Estamos muy orgullosos de nuestro deporte. El pasado fin de semana (del 19 al 22 de octubre) se celebraron los segundos mundiales de Vuelo Indoor en Montreal (Canadá). La competición, celebrada bajo las reglas de la Federación Aeronáutica Internacional (FAI), ha reunido a la élite del vuelo indoor, con más de 200 voladores procedentes de 23 países que han competido en 4 modalidades: Vuelo en formación (FS: Open, femenino y junior), Vuelo en Formación Vertical (VFS Open), Vuelo dinámico (En parejas: Dynamic 2WAY y en equipos de 4 voladores: Dynamic 4WAY) y estilo libre (Freestyle: Open, Junior).

La competición ha tenido sabor español. Nuestro país ha conseguido un doble quinto puesto en las disciplinas de Vuelo dinámico Dynamic 2WAY y Dynamic 4WAY con dos equipos del túnel de viento de Empuriabrava, y un noveno puesto con el equipo Papea Masculino de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire.

Estamos muy orgullosos de nuestra selección española. El equipo Papea Masculino, compuesto por cuatro voladores de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire, ha competido en la modalidad de vuelo en formación por equipos FS Open contra los 14 mejores del mundo, clasificándose en la novena posición. Este equipo está formado por la élite paracaidista nacional, que proviene de diferentes unidades operativas del ejército.

La PAPEA consigue meterse en el top 10 en su primer campeonato mundial

Si te interesa saber un poquito más, en este enlace obtendrás información de todos los clasificados en esta competición: https://www.fai.org/news/awards-and-closing-ceremony

Ceremonia de entrega de premios. En el centro el equipo belga Hayabusa recogiendo el primer premio en la modalidad de vuelo en formación 4Way Open.

Love is in the air!

No te pierdas la cita de Mujeres y hombres y viceversa en nuestro túnel de viento

¿El amor te hace volar? ¿Te sientes con él o ella como si estuviese flotando sobre las nubes? Así se sintió Claudia, tronista de Mujeres y hombres y viceversa volando con sus pretendientes Borja y Esteban en nuestro túnel de viento.

¿Quién vuela más alto? Ese es el reto que estos dos pretendientes se marcaron para conseguir tener una cita con “su chica”. El afortunado en conseguirlo fue Borja. Y su cita con Claudia fue mágica. Ambos volaron juntos y saltaron más que chispas dentro de nuestra cámara de vuelo.

¡Y fuera! Después de esta cita tan especial, ambos se sentaron a cenar en nuestro bar. Por suerte, tenemos una cafetería de más de 100 m2 en las que los dos tortolitos pudieron dar rienda suelta a su pasión con nuestros instructores volando de fondo. ¿Se te ocurre una cita más original y sorprendente? Está claro que el amor está en el aire. Si tú también quieres sorprender a tu pareja, te ofrecemos una actividad y un espacio únicos: ¡Hazle volar!

Si te perdiste el programa, no te preocupes. Puedes verlo completo en este enlace (no te lo pierdas a partir del minuto 55): http://www.mitele.es/programas-tv/mujeres-y-hombres-y-viceversa/59e77f474bec7924de8b46a1/player

De izquierda a derecha: Borja (pretendiente MYHYV), Claudia (tronista de MYHYV), Esteban (tronista de MYHYV) y Dani Baelo, instructor de WINDOBONA Indoor Skydiving Madrid, el primer túnel de viento en Madrid.